* * *

Cuéntame un detalle, susúrrame una ilusión... si quieres contactar conmigo escribeme a theredcarpetoflife@hotmail.com



domingo, 17 de noviembre de 2013

Dorado


No hay nada tan pintoresco como la llegada del otoño, a no ser la llegada del invierno, pero esa es como siempre la magia de las estaciones, cada una trae consigo un nuevo look, una nueva historia, como pequeños nuevos comienzos que nunca sabes a donde te van llevar. No obstante el otoño tiene un aura especial. Este año llega tarde, muy tarde para estar ya a finales de noviembre, al parecer todas las cosas buenas parecen hacerse esperar en el 2013.

Se empezó a visualizar tímidamente unas semanas atrás, algunos chubascos, que aparecieran en el armario los jerséis de lana, y algún que otro foulard más grueso de lo normal. Pero la guinda definitiva ha sido este fin de semana, al menos en Barcelona. Como siempre, el otoño suele llegar en domingo, será verdad que es la más romántica de las estaciones. Que si, que la primavera la sangre altera y todo son pajaritos, vestidos de flores y mojitos a las siete de la tarde, pero nadie me negará a mí que el otoño es más profundo, más elegante. Es como una mujer cerca de los treinta, serena, segura, con sus botas de caña alta, y su gabardina de color camel, clásica, como ella misma, bajo la cual tan solo se vislumbran sus semitupidas medias negras en ese pequeño resquicio de carne que escapa al tejido. Una mujer que camina calle abajo, taconeando deprisa sobre el manto de hojas doradas que cubre el pavimento, ajustándose el blanco pañuelo al cuello y las gafas de sol sobre la cabeza, no vaya a ser que el sinvergüenza del sol, que tantos días lleva escondido, deje escapar alguno de sus rayos solo para mostrar que todavía sigue ahí, que no se ha ido a pesar del frío.

Si, sabes que el otoño ha llegado cuando llegas a casa y llueve. Cuando te preparas un té, te envuelves en una manta y sacas el viejo calefactor de debajo de la cama, teniendo especial cuidado de que solo este, y no otros tantos monstruos que ahí habitan, salgan de ella. 


* * * 

martes, 27 de agosto de 2013

Lo inesperado

Súbito, repentino, fortuito, casual, impensado, imprevisto, inopinado, insospechado, espotánteo. Según la RAE que sucede sin esperarse.

Y aquí estamos tú y yo.

Sencillo, que no simple, solía decir yo. Inesperado, que no bueno, empiezo a pensar ahora.

* * *

sábado, 27 de julio de 2013

Fin


Y es que a veces era tan simple como relativizar, como imaginar que seguías ahí cuando hacia tanto que te habías ido. El problema es que fingimos, o más bien fingí. Ya ves, supongo que me dejé traicionar por tu silencio.



* * *
Foto:  LexySen

sábado, 8 de junio de 2013

Barcelona...

Mantengo un romance con Barcelona. Si tuviera que irme de Erasmus la ciudad seria el novio que me lo impediría, e incluso peor. Pues todos sabemos que las relaciones, y más a nuestra edad, pueden ser pasajeras. Pero el amor a una ciudad, eso es eterno.

Siempre me gustó decir que las personas nacemos en un sitio, tenemos nuestro hogar impuesto. Después pasa que crecemos en otro, pero una vez más esa es una decisión que escapa a nuestro control. Y que lo verdaderamente importante, aquello que distingue lo que siempre llamarás casa de donde te sentirás como tal es aquel tercer lugar, el lugar que tu elijas.

Yo acabé en Barcelona. Y es que Barcelona son los desayunos en la Croissanteria del Pi un día de lluvia, es el brunch en el Jardí de la Biblioteca de Catalunya, entre horas de estudio. Barcelona es la pizza de cinco euros del Mucci’s, y el café de las tardes con las amigas, del Demasié, de la máquina de la facultad de Historia de la UB, de donde sea. Barcelona son los mojitos de frambuesa de la Rosa Negra, y las bravas del Bar Tomás, Barcelona es la cerveza mientras ves el mar en la Barceloneta, y las hamburguesas del Kiosko, o las tapas del Viejo Pop. Barcelona son los pastelitos de la Foix, es la copa de vino que te tomas en la Alcoba Azul, y el paseo por el barrio gótico, es la plaza de Sant Felip Neri a las 3 de la madrugada. Son los nachos de La Cigale y las largas esperas del Bus Nit. Es el Born, es Gracia, es la Ciutadella y es Enric Granados. Es despertarte y ver la Sagrada Familia nada más salir de casa. Es el aura de Santa Maria del Mar. Es caminar por la ciudad con prisas, y al día siguiente perderte. Es subir al MNAC y enamorarte de las vistas, y luego de la sala de lectura de su biblioteca. Barcelona es pasarse la vida diciendo: “¡Oye, hace demasiado que no voy al Tibidabo!” y “En el CaixaForum hay esa exposición a la que tenemos que ir”. Es el cine Comedia, las librerías de segunda mano y aquellas calles de Marina tan jodidamente iguales.


Todo eso es Barcelona. Eso y mucho, muchísimo más. Pero a veces lo mejor de dejar un sitio es que luego puedas volver a él. Y tal vez sea ahora cuando empiezo a comprenderlo. 



* * *
Foto: Lexy Sen


lunes, 3 de junio de 2013

Golpes de sinceridad

"-[...] Pero si pasamos un montón de horas juntos.

-Pero son horas extra.

-Y eso qué quiere decir.

-Pues que un ratito ahora está bien, pero no soporto verte mañana cuando me levante con una resaca de mil pares de huevos y sólo quiera fumarme un porro en silencio. Para empezar ni siquiera me dejarías esta noche vomitar tranquilamente en el suelo del dormitorio. Y te empeñarías en hacerme meter la ropa sucia en un cesto, y me mortificarías por desperdiciar mi coco y mis contactos familiares, y me obligarías a afeitarme el bigote y a recordar tu cumpleaños y a preocuparme por tus orgasmos. Eso es la vida en pareja. Puede que a ti te encante, pero a mí no: soy partidario de que cada cual apechugue con sus cumpleaños y sus orgasmos sin darle la brasa al prójimo."


* * *
Lo mejor que le puede passar a un cruasán. 
Pablo Tusset.


Y entre trabajos y exámenes yo saco tiempo para hacer pequeñas entradas como esta, golpes de sinceridad que considero fascinantes. Tan reales como la vida misma. 

martes, 28 de mayo de 2013

Reminiscencia

Porqué a veces es igual que escuchar música desde un cassett. Igual que conducir bajo la lluvia contigo. Igual que comernos un helado en las escaleras de Santa Maria del Mar. De avellana, solo porque tú la odias. Igual que pasear por el puerto, que te coja del brazo y me parezca que estás ardiendo. Y me guste. Igual que tomar una cerveza. Igual que ir a cenar y solo coma yo, porqué eso es algo que yo hago mucho. Igual que me cuentes tus historias, aunque sepa que son mentira. Y que me las crea, solo porque eres tú. Porque a veces es cuestión solo de verte, y recordar, y preguntarse qué hubiera pasado. Así es como son las cosas contigo, y no quisiera que fueran de otro modo. 

miércoles, 21 de noviembre de 2012

En boca de otro


"Gozaban perversamente tratándose de usted mientras se miraban de tú a los ojos. 
Porqué lo que crece a la vista, se oculta mejor."

Andrés Neuman, El viajero del  siglo



* * *
Foto: Lexy Sen

Hoy la autora de este blog cumple 21 añitos, y contrariamente a la tradición soy yo la que os dejo un regalito, esta pequeña frase que pertenece al que probablemente sea uno de mis libros favoritos J 
Se os quiere!