* * *

Cuéntame un detalle, susúrrame una ilusión... si quieres contactar conmigo escribeme a theredcarpetoflife@hotmail.com



lunes, 10 de mayo de 2010

Agua salada

Las cosas rara vez suceden por un motivo, que no con una intención.

A Nina le gustaba creer que las estrellas se alineaban, y que los nuevos comienzos no eran más que el producto del azar. Que el universo le hablaba acompasando sus palabras con la brisa del mar, la misma que le revolvía su cabello rubio, a merced del viento como lo era por aquel entonces su corazón. Si levantaba la vista le gustaba ver el agua azulada, aquel día tenía un ligero matiz de gris. Las conchas de la playa recibían sus caricias y la arena se prestaba gustosa por su vaivén.
Nina siempre había tenido una extraña relación con el mar. En cierto modo le tenía miedo, tan feroz, tan poco indulgente. Pero también era su punto de llegada, el refugio de los tantos filósofos en los que se inspiraba, puesto que como granos de arena los veía luchar contra el viento y solo unos pocos lograban entrar en el círculo de su dominio. El mar era símbolo de su edén, hacia tiempo que había dejado el paraíso de Dante atrás. El mar era su concepción de amor, tan imprevisible y cambiante, polifacético y reconfortante. Tan pronto le asolaba una tormenta como los rayos de sol creaban caleidoscopios sobre su manto tranquilo.
En todo esto se concentraba Nina, en pensar en la belleza del mar, en su carácter, en su vigorosidad y en el contacto tibio que producía al chocar contra los dedos de sus pies. Pero la mente rara vez atiende a nuestros designios, y en la suya no hacía mas que aparecerse aquel individuo de carácter esquivo con quien la razón era inexistente, los motivos escasos, y la curiosidad insaciable.
En ese momento un pequeño pájaro cruzó la playa, con sus cortas patitas su compañero de piu-piu's le seguía, y así corrieron, dando saltitos, hasta desaparecer por el arco de su vista. Nina dibujó una forma inconsciente con sus dedos, se quitó la sudadera y los vaqueros desgastados, y se metió en el agua. Unas gotas de fina lluvia resbalaron por sus mejillas.

Unos minutos después alguien vio como las olas borraban un nombre en la arena, y lo inmortalizó con su cámara. La figura continuó caminando y se perdió en el horizonte.

20 comentarios:

  1. ¡D-I-O-S!
    El final es tan O__O
    Me encanta como haces que me meta en la escena y lo sienta todo, y lo visualize. El mar... en verdad tienes razón, es como el mar...
    Esta historia HA DE TENER CONTINUACIÓN
    porque lo digo yo, me muero de curiosidadddd
    (L)
    GENIALISIMA COMO SIEMPRE LOVE

    ResponderEliminar
  2. No sé cómo haces para superarte día a día, Lexy. Me encanta esa reflexión sobre el mar, y el final es, sencillamente, magnífico.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Has conseguido regalarnos un ratito frente al mar y dejar nuestras precupaciones mecerse en las olas.
    Gracias,

    ResponderEliminar
  4. Muy pocas veces; pero muy pocas, había leido algo mejor sobre una de las cosas mas bellas del planeta. Un 10, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. me encanto. me recuerda a mis tardes de abril en la playa. cuando practicamente no hay nadie mas que uno y las gaviotas.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  6. Quedé deslumbrada..
    Uno realmente no sabe de lo que es capaz el cuerpo, mira que a escribir esta preciosura sobre la maravilla del mundo, como es el mar, es algo que te abre la boca y te deja impacientado y con ganas de seguir leyendo.. Excelente!!

    ResponderEliminar
  7. Nina, filosofía, me hacen pensar que mañana tendré clase de filosofía a primera hora con mi profesora que además se llama Nina. Casualidades de la vida, y de un texto genial

    ResponderEliminar
  8. nena quin text més geenial *.* i l'utlim paragraf mes que aixo :D

    aix esque ets tan genial ^^ :P, ens veiem dema sis (L)

    ResponderEliminar
  9. oye acabo de pararme a pensar, los tacones de la foto son tuyos?

    ResponderEliminar
  10. wooo !!
    saboreé cada línea!

    Hay que continuar en el andar, y seguir mirando en el horizonte, acercándonos a lo inalcansable :))

    hermoso escrito

    ResponderEliminar
  11. Simplemente precioso. Lo has escrito de tal manera que se podía imaginar perfectamente la escena. Enhorabuena!! :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  12. ¡Muy bonito! Me encanta como escribes :)

    Un besito!

    ResponderEliminar
  13. Nina se fundió con su mar, su sueño, su edén, su loca fantasía.
    Como el amor, o te agita con su frescura o te ahoga en su infierno.
    O te quiere o te odia.
    Luches contra el mar o contra el amor, tienes todas las de perder.
    Los de mirada esquiva son peligrosos para las damas que quieren tocar estrellas con la punta de sus dedos blancos y pasean por nubes de algodón azul claro.

    Nina es como el espíritu alado de esa ave que se marchó.

    Es precioso ^^

    ResponderEliminar
  14. No siempre hay un motivo, cierto. Pero gastamos media vida buscando el motivo y olvidando el disfrute. Somos animales de costumbres (unos mas que otros)

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  15. Brillante. Algo tan inmenso, tan azul que has convertido unos minutos en algo tan cercano.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. ¡Hermoso, Lexy! más arriba ya te han dicho todo, por lo que creo que cualquier adjetivo que use para describir el texto se quedaría corto.
    Me ha encantado, simplemente eso, es que me ha hecho meterme en la escena y sentir lo que sentía Nina, fue bello, isnpirador y deslumbrante. Como siempre, logras que me enamore de cada frase que estructuras.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Como siempre...PERFECTO.

    Si esque lo que no te hayamos dicho ya...



    B&P.

    ResponderEliminar
  18. Escribes tan profundo y tal dulce, que a veces me dan ganas de comer chocolate a cantidades industriales... Maravilloso, jo. No dejes de regalarnos tales textos.

    besos :)

    ResponderEliminar

Los detalles forman parte de lo que somos,no me dejes sin uno de ellos. Recuerda, buena parte de mi, es tú :)